Castigar con silencio es más peligroso que con palabras. Y se hereda de padres a hijos

«Las palabras son poderosísimas. Pueden llegar a determinar el rumbo de nuestro pensamiento, nuestra actitud ante la vida e incluso, nuestra salud y longevidad». Para leer más haga click aquí.